GUACHINCHE

Comercio de venta de vinos de cosecha propia, al menor, temporal e inocuo”. (Definición normativa)

3Guachinche es el nombre que recibe un tipo de taberna típica de la isla de Tenerife.
Al parecer este tipo de comercio tiene su origen en los tenderetes que montaban muchos agricultores y ganaderos en determinadas fechas del año para vender sus productos (especialmente vino de malvasía) directamente al comprador inglés y posteriormente al consumidor local, pasando así por encima de los “intermediarios” (como dice la canción de los sabandeños).

Probablemente, el vocablo, “guachinche” descienda, como tantos otros canarismos, de una expresión inglesa “I’m watching you!”, ‘Le observo’, que usaba el comprador inglés para indicar que se encontraba preparado a probar los productos de la tierra y los magos entendían: “¿Hay un guachinche?”, que si había un tenderete (un puestito o stand) montado para realizar las pruebas, o cata, antes de realizar definitivamente la compra.

Otra opción sería que, en tiempos de escasez, de vinos estirados con agua y establecimientos con poca higiene ni comodidad, la gente se refiriera a ello como bares o fondas de “AGUA Y CHINCHES”, y por el uso y la deformación del vocablo terminara conformandose la palabra “GUACHINCHE”.

Los guachinches surgen a la vera de la importante actividad vitivinícola de la Isla de Tenerife: especialmente en los municipios del norte, como Tacoronte, El Sauzal, Tegueste, La Matanza de Acentejo, La Victoria de Acentejo, Santa Úrsula, el Valle de La Orotava, y donde también abundan populares ventas, casas de comidas o sencillos bares.
También surgen en el Valle de Güímar en menor abundancia (Arafo, Candelaria y Güímar), desde mucho antes de que, surgiera la primera Denominación de Origen para VINOS CANARIOS, (Tacoronte-Acentejo).
Los guachinches se corresponden con un cuarto, salón o patio de la casa familiar, donde la esposa o el cosechero ofrecían y ofrecen, como armadero, alguna tapa, sacada de la cocina familiar para acompañar a la “perra de vino”.

2Fundamentalmente, los guachinches ofrecen a sus clientes su buen vino de cosecha propia y una cocina familiar de guisos caseros, como garbanzas compuestas, conejo frito, condumio, carne fiesta, carne cabra, pulpo guisado , etc.
No suele, ni debe haber (por norma), postres, refrescos o café, ni máquina de tabacos ni de chucherías, productos para los cuales no tienen permiso de venta ni distribución. Además asi se evita la competencia desleal con los negocios de restauración legales.
Y el funcionamiento del guachinche no debe superar la venta del vino de cosecha propia, ni los 4 meses después de la apertura.
En los últimos años se había restringido la oferta gastronómica de los guachinches debido a las quejas y denuncias de los restaurantes y bares, que se sentían perjudicados por la competencia desleal, debido a que los guachinches normalmente no estan regulados y no pagan impuestos por esa actividad. Circunstancia esta que suele aprovecharse por los mas pícaros, para establecer casas de comida ilegales al amparo de esta noble actividad.

Actualmente, sí, existe una NORMATIVA REGULADORA – (agosto 2013):

Entre las propuestas planteadas en el documento destacan:

  • la obligatoriedad de realizar esta actividad por un plazo máximo de cuatro meses
  • que el único vino a la venta sea de cosecha propia
  • Solo se podrá ofrecer y servir hasta un máximo de tres platos diferentes de elaboración culinaria, así como, encurtidos, frutos secos y fruta cultivados por la persona titular de la actividad o producidos en la zona. La comida deberá elaborarse fundamentalmente con ingredientes asimismo cultivados o producidos por el titular de la actividad o con productos propios de la zona o arraigados en la tradición culinaria local.
    La oferta de bebidas se limitará a vino de cosecha propia y agua.
  • Asimismo, se deberán realizar: controles de calidad del vino
  • declaración de la cosecha correspondiente y disponer del correspondiente
  • carnét de manipulador de alimentos.

9Esta WEB, está realizada por un grupo de amigos, usuarios habituales de los guachinches, y no pretende ser árbitro, juez o jurado de los guachinches, solo ser una modesta guia, para quien pueda estar interesado en acudir a ellos.
Nuestra intención es plasmar esa forma tan tinerfeña de tomar vino que son los guachinches. Y describir la distribución geográfica de los guachinches, con unas breves pinceladas acerca de la calidad del vino, la comida ,el establecimiento y su localización.
Por tanto queda en el criterio de cada uno, decidir cual es un buen guachinche o cual no.

Saludos.